Contactos Agregar a los favoritos
 
 
buscar
Siembra del césped
Jardín

El césped es una de las casi mil clases de hierbas existentes, para sembrarlo por primera vez, hay que conocer las características del terreno, así como el clima, y también las diferentes clases de césped, para poder seleccionar la variedad que más se adecue al entorno y al uso que se le dará.

El aspecto decorativo es el que generalmente prima sobre todos los otros, pero no es el único a tener en cuenta, pues de los demás aspectos dependerá el éxito de nuestra siembra. Hay céspedes más adecuados al alto tránsito, otros que resisten la sequía, o el frío excesivo.

 

Siembra del céspedMantenimiento:

Su mantenimiento suele ser fácil, apenas requiere de la poda regular y el riego en las épocas de sequía o intenso calor.
Es necesario vigilar la aparición de plagas que puedan dañarlo

Drenaje:

Es necesario asegurarse de que no se produzcan zonas de empozamiento del agua de lluvia. Para evitarlo, podemos realizar pequeños drenajes, principalmente en suelos arcillosos, o que reciban el agua canalizada de los alrededores. Se practican un sistema de pequeños canales, interconectados

Terreno:

El suelo tiene diversas composiciones, y de estas dependen sus características, aunque también influye el clima.
El ph no es tan importante para el césped, pero siempre conviene verificar sus valores porque variará el comportamiento.
Es necesario que exista una capa mínima de tierra vegetal para poder sembrar el césped, y esta no debe ser inferior a los 10cm, pero si la capa es más gruesa, el resultado será mejor.

Tipos de césped:

No todas las variedades de hierbas son aptas para emplearlas como césped, pues deben cumplir con requisitos estéticos y de uso, deben formar una capa tupida, y soportar los cortes frecuentes. Según el uso se elige una u otra clase de césped, pero lo usual es utilizar mezclas entre diferentes hierbas.
Las malezas suelen invadir al césped, para evitarlo, puede seguirse una rutina de cultivo, sobre todo cuando tiene función ornamental.
Los tipos más usados en los jardines son: césped manzanilla, ideal para parcelas pequeñas de suelo arenoso y seco, tiene hojas aromáticas y forma una cubierta muy tupida.
El tomillo silvestre necesita una sola poda anual, luego de la floración.
La Camomilla es una planta con hojas estrechas, flores anchas y blancas similares a las margaritas.
El trébol blanco u holandés se adapta al clima seco, y brinda una hermosa cubierta que no amarillea ni en la época más seca, pero necesita un suelo alcalino. El Treneague no florece, pero no requiere ser cortado casi nunca.

Preparación del cultivo:

La zona a sembrar debe prepararse previamente. Debe estar a cielo abierto, o al menos no superar el medio día de sombra durante el verano, pues esto contribuye a su desarrollo.
Si hay exceso de yeso o arena, se incorpora una capa de 3 a 5cmde musgo o turba.
El suelo debe estar nivelado y tener un buen drenaje. Luego se rastrilla a una profundidad cercana a los 15cm, buscando eliminar todos los terrones.
La preparación del suelo se puede hacer durante todo el año, menos cuando está anegado.

Siembra:

Puede hacerse en cualquier época del año menos en invierno, pero el mejor momento es el otoño por sus lluvias.
El suelo debe estar ligeramente húmedo, y no debe haber viento, porque las semillas son demasiado pequeñas. Las semillas se esparcirán generosamente pero sin exagerar, porque podrían pudrirse los plantones. En suelos fértiles se sembrarán alrededor de 30gr de semillas por metro cuadrado, y en los terrenos pobres se duplica.
Se distribuyen las semillas lo más uniformemente posible, luego es conveniente el rastrillado para que las semillas penetren la tierra.

Califica este artículo con tu voto

 
   

Menú principal
  Bricolaje
  Cocina
  Decoración
  Jardín
  Relaciones

 

 

Artículos relacionados


 

 
 

© Todos los derechos reservados - www.casayvidas.com - 2007