Contactos Agregar a los favoritos
 
 
buscar
Rol de la mujer
Relaciones

Los valores de la sociedad y las familias han cambiado a lo largo del tiempo, pero aún más desde que la mujer se ha incluido en el circuito laboral, y ha comenzado a participar activamente de la economía. En forma paralela, esto ha colaborado con la sobrecarga de trabajo, ya que no siempre encuentra un compañero bien dispuesto, que comparta las tareas de crianza y domésticas. Por lo que el rol de la mujer se ha transformado.
El concepto de familia también ha variado, y con ello referimos al concepto o modelo de familia patriarcal, nuclear, prototipo de familia de décadas anteriores. En este modelo anterior, que entra en crisis, se establece una diferencia clara del trabajo por géneros: el hombre es el responsable del mantenimiento económico y  por lo tanto tendrá la autoridad última, así como la mujer estará encargada de las tareas domésticas, de reproducción biológica y social. Recordemos que la familia es la reproductora ideológica del estado-sociedad, por lo que si la familia cambia, necesariamente la sociedad cambia, la familia está dentro de la sociedad pero también la forma, o la constituye.
En cuanto al rol de la mujer, existen diferentes derechos, responsabilidades, restricciones y recompensas para cada sexo, establecidas por las ideologías, expectativas diferentes para la conducta de uno y de otro, determinadas por las normas sociales; y estereotipos de género que perciben lo que corresponde a hombres y mujeres pero no concuerdan con la realidad.

Rol de la mujer en la familia

rol de la mujerEl rol de la mujer dentro de la familia ha cambiado, de tal manera que ha tomado un papel de mayor protagonismo con respecto a los ingresos, a partir de su incorporación al mercado laboral. También sigue teniendo el papel protagónico en cuanto a las tareas domésticas, de sostén afectivo y por su participación en nuevas formas de organización comunitaria. Las consecuencias de los aumentos en los niveles educativos de las mujeres, además de favorecer su participación en la economía, ha provocado un cambio en cuanto a la conformación del matrimonio y al momento de comenzar a tener hijos. Las mujeres pasaron a formar parte de un alto porcentaje en las matriculas universitarias, con esto se pospone la maternidad.
El porcentaje que aporta la mujer de los ingresos totales de la familia, depende del estrato social al que pertenezca, siendo mayor en las familias de clase media que en aquellas de menores recursos. Esto tiene que ver con el hecho de que una mujer perteneciente a una familia pobre, si desea trabajar, no tiene los recursos  para contratar a otra persona que realice todas las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. Las mujeres que igual lo hacen deben soportar el sobretrabajo que esto les significa debido al rol de la mujer de ama de casa.
A pesar de los cambios en materia económica, la división de las tareas domésticas en la familia no tuvo muchas modificaciones, las mujeres siguen haciendo la mayoría del trabajo, o la ayuda sigue dependiendo de otras mujeres. El porcentaje de tiempo que dedican las mujeres a la realización de tareas domesticas  y al cuidado de los hijos, es más del doble del que dedican los hombres. Esa situación afecta el desarrollo de sus capacidades personales y sociales, dejándolas en clara desventaja frente a los varones.
La cantidad de tareas que han de realizar, y por lo tanto la cantidad de tiempo que deben dedicarle al hogar, se relaciona directamente con la conformación de la familia: cantidad de integrantes, número de hijos  y situación socioeconómica. Los niños exigen siempre más trabajo y cuantos más son, más exigen.
Las sociólogas dicen que cuanto más bajo es el nivel socioeconómico, mas trabajo hay en el hogar, ya que por un lado no pueden utilizar servicios ofrecidos en el mercado y por otro lado, son los hogares en donde se concentran la mayor cantidad de niños. Podemos afirmar que las madres más pobres y las más jóvenes son las que están más tiempo trabajando en el hogar.
Al respecto de las madres que además trabajan fuera de casa, aunque la vida laboral y profesional las atrape deben de estar siempre dispuestas para la tarea para la cual si son imprescindibles que es la de ser madres ya que esta es una pieza fundamental en el rol de la mujer.
Muchas veces las mujeres sienten culpa por estar mucho tiempo fuera de casa ya que piensan que una buena madre es la que nunca se separa de sus hijos y es ama de casa full time debido al rol de la mujer esteriotipado por la sociedad. Otras se sienten culpables por no trabajar fuera de casa y por ello se les dice que no “trabajan” ya que el trabajo no remunerado dentro de casa es infravalorado.
Pero siempre está la probabilidad de que al trabajar los dos progenitores, se produzca un reordenamiento equitativo de responsabilidades y tareas, lo que lleva a que cada integrante sea más activo en el hogar.

Califica este artículo con tu voto

 
   

Menú principal
  Bricolaje
  Cocina
  Decoración
  Jardín
  Relaciones

 

 

Artículos relacionados

  Discriminación de la mujer

 

 
 

© Todos los derechos reservados - www.casayvidas.com - 2007